Sonríe :)

indice

“Nunca te olvides de sonreír porque el día en que no sonrías será un día perdido”, decía Chaplin. La sonrisa es una forma de expresión de la satisfacción, pero, ¿somos conscientes de los efectos que nuestra sonrisa puede tener sobre nosotros mismos y sobre los demás?

Estos son algunos de sus beneficios:

indice1Sonreír puede ayudarnos a reducir el dolor causado por una situación preocupante. Este fenómeno se llama la hipótesis del feedback facial, e indica que la expresión facial de las emociones puede proporcionarnos información sobre la emoción subyacente, y además sonrisa1producirá la experiencia emocional. De este modo, una sonrisa forzada (los movimientos musculares) cuando nos sentimos mal sería suficiente para mejorar nuestro estado de ánimo ligeramente1.

La sonrisa voluntaria produce cambios cerebrales que coinciden con los relacionados con la experiencia de afecto positivo2, así como aumentos en la liberación de endorfinas que elevan el estado de ánimo3, por lo que el simple hecho de sonreír, aunque sea forzado, producirá en nuestro cuerpo un efecto similar al de una sonrisa auténtica.

indice2La sonrisa es una señal de confianza. Percibimos que podemos confiar más en las personas sonrientes. En un estudio en el que se presentaba un juego de confianza económica, se mostraron imágenes de personas sonrientes y con cara neutra, y los participantes fueron más propensos a confiar en la pareja sonriente4. También se ha hallado que la sonrisa aumenta en un 10% la disposición de la gente de confiar en los demás5.

indice3Generalmente, cuando sonreímos a alguien, nos devuelve la sonrisa, es un acto automático que a veces pasa desapercibido. Este hecho ocurre en un 50% de las personas: la mitad de las personas a las que sonrías te devolverá la sonrisa6.  Esto significa que las emociones son contagiosas. Sentirse bien es contagioso, aunque también lo es la tristeza.

Este fenómeno se conoce como contagio emocional, la tendencia de dos personas para converger emocionalmente. Se produce a través de la mímica automática y la sincronización de las expresiones, vocalizaciones, posturas y movimientos de una persona con los de otra. Además, cuando la gente imita inconscientemente expresiones de emoción de aquellos con los que está también llega a sentir el reflejo de sus emociones7.

Aquí tenemos un ejemplo de contagio emocional  :)

indice4

  1. Sonríe y ríe a menudo. Nuestro cerebro no diferencia entre una sonrisa real y forzada, por lo que, sonriendo a menudo te sentirás mejor y será más probable que sonrías y rías más de forma espontánea.
  2. Rodéate de personas positivas. Si estamos con gente alegre, nuestro cerebro reflejará ese estado de ánimo y nos contagiarán la alegría.
  3. Lee novelas y ve películas, programas de televisión y obras de teatro divertidas. Es una forma sencilla de producir sonrisas.
  4. Acuérdate de momentos divertidos. Recuerda situaciones divertidas que has vivido con amigos o familiares.

 

Referencias

1Rutledge, L. L. y Hupka, R. B. ( 1985 ). The facial feedback hypothesis: Methodological concerns and new supporting evidence. Motivation and Emotion, 9, 219-240.
2Ekman, P. y Davidson, R. J. (1993). Voluntary smiling changes regional brain activity. Psychological Science, 4(5), 342-345.
3Goel, V. y Dolan, R. J. (2001). The functional anatomy of humor: segregating cognitive and affective components. Nature neuroscience, 4(3), 237-238.
4Mehu, M., Grammer, K. y Dunbar, R. I. (2007). Smiles when sharing. Evolution and Human Behavior, 28(6), 415-422.
5Scharlemann, J. P., Eckel, C. C., Kacelnik, A. y Wilson, R. K. (2001). The value of a smile: Game theory with a human face. Journal of Economic Psychology, 22(5), 617-640.
6Hinsz, V. B. y Tomhave, J. A. (1991). Smile and (half) the world smiles with you, frown and you frown alone. Personality and Social Psychology Bulletin, 17(5), 586-592.
7Hatfield, E., Cacioppo, J. T. y Rapson, R. L. (1993). Emotional contagion. Current Directions in Psychological Science, 2(3), 96-99.
8Abel, M. H. y Hester, R. (2002). The therapeutic effects of smiling. En Abel, M. H. An empirical reflection on the smile. Mellen Studies in Psychology, Vol. 4. (pp. 217-253). Lewiston, NY: Edwin Mellen Press.

photo credit: Neal. via photopin cc

Pros y contras del fenómeno del verano: Pokemon GO

A estas alturas del verano, todos nos hemos encontrado con seres deambulando por las ciudades, al parecer sin sentido, con la nariz pegada al móvil intentando atrapar pequeños monstruos insertados en las calles y en la vida real…

pok1

¿Nuevos cazadores?

 Desde el lanzamiento a comienzos del verano del juego Pokemon GO no ha sido poca la controversia que ha generado, desde que si accede a datos confidenciales de los móviles, a quedadas masivas (más de 5.000 personas) para jugar o que es una herramienta de control mental. Más allá de la polémica existen como en el caso de cualquier avance tecnológico tanto pros como contras que debemos tener en cuenta para hacer un uso adecuado de estas.

pok2

PROS

Al ser una mezcla de lo real y lo virtual, ha “obligado” a mucha gente a salir de la silla frente a la pantalla del ordenador  y a caminar y así a realizar más actividad física de la normal. Hasta los amantes de videojuegos más caseros han decidido gracias a Pokemon GO dejarse ver por las calles, y algunas personas introvertidas incluso empiezan a socializar a través del juego en los llamados gimnasios.

CONTRAS

Los contras son lo más famoso del juego: lesiones físicas, accidentes de todo tipo, invasión de espacios públicos y privados, y todo lo que puede ocurrir cuando vas abstraído en una pantalla y no en lo que ocurre a tu alrededor.

pok3

En conclusión, Pokemon GO como casi todas las nuevas tecnologías, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Dependerá  del usuario y del uso que se le dé si es una herramienta positiva o negativa en la vida de cada persona.

¿Vuelta a la rutina? 6 estrategias para mejorar nuestra motivación

Después de unos días de vacaciones y descanso es común que nos sintamos desmotivados. Tras romper con la rutina y disfrutar de unos días de relax, podemos sentir que no estamos preparados para enfrentarnos de nuevo a las responsabilidades, a los compromisos. Sin embargo, podemos combatir estos miedos preparándonos para la vuelta al trabajo. Generalmente son emociones temporales que tras un periodo de ajuste desaparecen una vez nos volvemos a familiarizar con nuestra rutina diaria.

Puedes seguir estas 6 estrategias para ayudar a motivarte estos primeros días de vuelta a la rutina:

  1. Piensa en positivo

Una actitud positiva nos ayudará a reducir la ansiedad que puede producirnos la vuelta al trabajo. Intentar encontrar el lado positivo frente a pensamientos negativos como: “Qué pereza volver al trabajo”, “Me encontraré todos los asuntos pendientes” o “No estoy preparado/a para esto”. Siempre podemos dar la vuelta a la tortilla e intentar enfocarnos en lo bueno que hemos vivido: “He disfrutado muchísimo de las vacaciones, y me siento agradecido/a de estar de vuelta en el trabajo y poder planificar mi próxima aventura”.

1

  1. Mantén la actitud vacacional

A menudo creemos que los planes de ocio y disfrute se limitan a los días de vacaciones. ¿Por qué no mantener el “chip vacacional” aunque estemos trabajando? Podemos seguir manteniendo esa sensación de vacaciones, alargar el verano, yendo a dar un paseo por la playa, disfrutando de una barbacoa con nuestros amigos, saliendo a correr aprovechando el buen tiempo, tomar algo en la terraza mientras ves el atardecer…

Sin título2

Intenta mantener esta sensación dedicando un tiempo cada día a hacer algo que realmente disfrutas y que te siga dejando ese sabor a vacaciones. Date un premio después de un duro día de trabajo.

  1. Planifica tus próximas vacaciones

Planificar nuestros próximos planes de ocio o viajes puede ayudarnos a enfocarnos en emociones positivas. Puede ser un plan de día, una escapada, un fin de semana low-cost o el viaje de tus sueños. Sea como sea, tener en mente que podrás disfrutar de unos días de relax a corto o medio plazo puede ayudarte en estos momentos. Siempre es importante tener planes agradables pendientes.

Sin título

  1. La salud es lo primero

Durante las vacaciones cambiamos nuestros hábitos de sueño y alimentación (echa un vistazo a nuestro post sobre cómo comer de forma saludable en verano), y puede resultar difícil volver a la rutina. Comer de forma equilibrada y dormir bien puede ayudarnos a sentirnos mejor ante la vuelta al trabajo.

  1. Prepárate para tener un buen día

Empieza el día con buen pie. Mímate. Disfruta de una larga ducha, un delicioso desayuno o ponte tu música favorita de camino al trabajo. Son pequeñas cosas que pueden hacernos sentir mejor y empezar con energía.

4

  1. Haz una lista de los planes que te apasionan

Si necesitas un poco de ayuda para enfocarte en los aspectos positivos, coge papel y lápiz y haz una lista de tus próximos planes. A menudo nos centramos en todos los retos y trabajos pendientes. Intenta contrarrestar estos pensamientos centrándote en 3 planes motivadores que tengas pendientes (un concierto, una cita, un café con una amiga…).

5

Por qué debo ir al psicólogo?

 

Son muchas las personas que todavía siguen creyendo que eso de ir al psicólogo o a psicoterapia es una opción sólo para aquellos con enfermedades mentales graves.

Sin embargo, seguro que todos vemos la necesidad de ir por lo menos, una vez al año, al oftalmólogo a revisarnos la vista, al dentista o al ginecólogo y a un sin fin de especialistas más. Asimismo, cuando sentimos molestias, dolor o que algo en nuestro organismo no funciona, también acudimos a nuestro médico de cabecera.

Pero, ¿por qué no actuamos igual cuando se trata de nuestro estado emocional? Pasamos por alto nuestros problemas con el estado emocional y el estado de ánimo creyendo que mejorarán por si solos o que es simplemente una cuestión de tiempo.

Continúa leyendo Por qué debo ir al psicólogo?

Counseling psicológico

optimismotítuloEl optimismo es una de las capacidades psicológicas que puede determinar nuestra felicidad. Se define como un proceso cognitivo que implica la expectativa de resultados positivos y unas atribuciones causales externas, temporales, específicas en la interpretación de los acontecimientos malos o negativos, y en las atribuciones internas, estables y globales para los eventos buenos o positivos1. Esto es, los optimistas esperan que haya resultados positivos, y creen que tienen influencia sobre dichos resultados positivos, que además serán estables y no se esfumarán en un momento. Del mismo modo, ante una situación negativa los optimistas tienden a pensar que dicha situación es temporal y concreta: no todo saldrá mal porque haya pasado algo malo.

Continúa leyendo Counseling psicológico