Sonríe :)

indice

“Nunca te olvides de sonreír porque el día en que no sonrías será un día perdido”, decía Chaplin. La sonrisa es una forma de expresión de la satisfacción, pero, ¿somos conscientes de los efectos que nuestra sonrisa puede tener sobre nosotros mismos y sobre los demás?

Estos son algunos de sus beneficios:

indice1Sonreír puede ayudarnos a reducir el dolor causado por una situación preocupante. Este fenómeno se llama la hipótesis del feedback facial, e indica que la expresión facial de las emociones puede proporcionarnos información sobre la emoción subyacente, y además sonrisa1producirá la experiencia emocional. De este modo, una sonrisa forzada (los movimientos musculares) cuando nos sentimos mal sería suficiente para mejorar nuestro estado de ánimo ligeramente1.

La sonrisa voluntaria produce cambios cerebrales que coinciden con los relacionados con la experiencia de afecto positivo2, así como aumentos en la liberación de endorfinas que elevan el estado de ánimo3, por lo que el simple hecho de sonreír, aunque sea forzado, producirá en nuestro cuerpo un efecto similar al de una sonrisa auténtica.

indice2La sonrisa es una señal de confianza. Percibimos que podemos confiar más en las personas sonrientes. En un estudio en el que se presentaba un juego de confianza económica, se mostraron imágenes de personas sonrientes y con cara neutra, y los participantes fueron más propensos a confiar en la pareja sonriente4. También se ha hallado que la sonrisa aumenta en un 10% la disposición de la gente de confiar en los demás5.

indice3Generalmente, cuando sonreímos a alguien, nos devuelve la sonrisa, es un acto automático que a veces pasa desapercibido. Este hecho ocurre en un 50% de las personas: la mitad de las personas a las que sonrías te devolverá la sonrisa6.  Esto significa que las emociones son contagiosas. Sentirse bien es contagioso, aunque también lo es la tristeza.

Este fenómeno se conoce como contagio emocional, la tendencia de dos personas para converger emocionalmente. Se produce a través de la mímica automática y la sincronización de las expresiones, vocalizaciones, posturas y movimientos de una persona con los de otra. Además, cuando la gente imita inconscientemente expresiones de emoción de aquellos con los que está también llega a sentir el reflejo de sus emociones7.

Aquí tenemos un ejemplo de contagio emocional  :)

indice4

  1. Sonríe y ríe a menudo. Nuestro cerebro no diferencia entre una sonrisa real y forzada, por lo que, sonriendo a menudo te sentirás mejor y será más probable que sonrías y rías más de forma espontánea.
  2. Rodéate de personas positivas. Si estamos con gente alegre, nuestro cerebro reflejará ese estado de ánimo y nos contagiarán la alegría.
  3. Lee novelas y ve películas, programas de televisión y obras de teatro divertidas. Es una forma sencilla de producir sonrisas.
  4. Acuérdate de momentos divertidos. Recuerda situaciones divertidas que has vivido con amigos o familiares.

 

Referencias

1Rutledge, L. L. y Hupka, R. B. ( 1985 ). The facial feedback hypothesis: Methodological concerns and new supporting evidence. Motivation and Emotion, 9, 219-240.
2Ekman, P. y Davidson, R. J. (1993). Voluntary smiling changes regional brain activity. Psychological Science, 4(5), 342-345.
3Goel, V. y Dolan, R. J. (2001). The functional anatomy of humor: segregating cognitive and affective components. Nature neuroscience, 4(3), 237-238.
4Mehu, M., Grammer, K. y Dunbar, R. I. (2007). Smiles when sharing. Evolution and Human Behavior, 28(6), 415-422.
5Scharlemann, J. P., Eckel, C. C., Kacelnik, A. y Wilson, R. K. (2001). The value of a smile: Game theory with a human face. Journal of Economic Psychology, 22(5), 617-640.
6Hinsz, V. B. y Tomhave, J. A. (1991). Smile and (half) the world smiles with you, frown and you frown alone. Personality and Social Psychology Bulletin, 17(5), 586-592.
7Hatfield, E., Cacioppo, J. T. y Rapson, R. L. (1993). Emotional contagion. Current Directions in Psychological Science, 2(3), 96-99.
8Abel, M. H. y Hester, R. (2002). The therapeutic effects of smiling. En Abel, M. H. An empirical reflection on the smile. Mellen Studies in Psychology, Vol. 4. (pp. 217-253). Lewiston, NY: Edwin Mellen Press.

photo credit: Neal. via photopin cc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *